Actualidad

Conoce la actualidad de Falange Auténtica

Falange Auténtica presentará el 2 de diciembre en Alicante el libro “MANUEL HEDILLA, El falangista que dijo NO a Franco”, editado por Almuzara y escrito por Miguel Hedilla de Rojas.

Como Segundo Jefe Nacional de Falange, Manuel Hedilla tomó la valiente decisión de negarse a aceptar el Decreto de Unificación de Franco, que suponía la desaparición de FE de las JONS. Este acto de lealtad a sus principios fue considerado alta traición, y se desató un proceso sumarísimo diseñado para demostrar su supuesta intención de derrocar al nuevo régimen.

El mayor coraje de Hedilla no radicó en su negativa a acercarse al dictador, sino en su inquebrantable fidelidad a las ideas joseantonianas y al cargo que ocupó durante 235 días. Rechazó el exilio mostrando una gran coherencia y, tras cumplir cuatro años de cárcel, se convirtió en un personaje anónimo y repudiado cuya memoria se ha desvanecido con el paso de los años. Es imperativo rescatar su figura y enmendar la injusticia cometida por ambos bandos en su contra. Este libro, escrito por su hijo, es un homenaje a su lucha silenciada y una invitación a reevaluar la historia, reivindicando su figura como un símbolo de integridad y lealtad frente a las adversidades políticas y personales.

«Este libro constituye una contribución fundamental al estudio de Falange y de la figura de Manuel Hedilla». Stanley G. Payne, historiador e hispanista.

Conócenos por tí mismo, no por lo que te cuenten de nosotros, y recuerda: + libros + libres.

Lugar

Sede de Falange Auténtica. Calle Cardenal Belluga, 3, 4ºA. Alicante

Fecha

2 de diciembre

Hora

18:00 horas

He insistido a la juventud en que el peronismo
jamás debe perder su carácter revolucionario.
Un día yo no estaré, pero si nuestros sucesores políticos
corrompieran el Partido, el Estado y el Movimiento
para llevar a cabo sus mezquinos intereses en contra del pueblo, pues sería lógico
que el pueblo se rebele contra todos ellos,
incluso contra nuestros símbolos; porque si nuestros símbolos
pierden su carácter popular y revolucionario, y pasan a representar
algo arcaico y atrasado, seguramente vendrá otro movimiento
de masas populares que,
enarbolando o no algunas de nuestras banderas,
acabará con el Justicialismo
y creará algo nuevo. De suceder eso, sólo le pido a Dios
que lo que venga sea superador a mi legado,
y sea en bienestar del pueblo.

-J.D. Perón a Benito Llambí (1974)

 

 

El domingo pasado la dirigencia logró con su impericia y profunda irresponsabilidad que buena parte de las bases del peronismo voten a Milei.

Un candidato cuyo principal atributo es la vehemencia con la que se dirige en los medios de comunicación agitando un recetario de medidas de un capitalismo fundamentalista que es, además de salvaje para la gente común, inviable en la realidad. O viable, pero a un altísimo costo social y una pérdida de soberanía casi absoluta. Amén de esas características, y de la bronca y frustración que acumula el electorado tras décadas de desfalco por parte de la dirigencia política y económica, con el correspondiente socavamiento progresivo e ininterrumpido de la calidad de vida de las personas, lo cierto es que Milei cometió un conjunto de aciertos políticos de primer orden (la bronca sola no alcanza, hay que hacer algo para captarla): en primer lugar, un acierto de diagnóstico, al caracterizar como casta política el elenco de dirigentes y sus prácticas, más allá del signo partidario, que se turnan en el poder y funcionan como planta permanente del sistema de decisiones que condena a las mayorías a una existencia penosa. La segunda parte de su acierto consiste en definirse políticamente como enemigo de esa casta. La tercera, su virulencia y su enojo. Parte de la sociedad pensó, con razón, “al menos este los putea a todos”.

Cabe preguntarse en qué sentido el Partido Justicialista, supuesta expresión institucional del peronismo, encarna esta voluntad de transformación del pueblo argentino y en qué medida puede llevarla adelante. ¿Desde cuándo el peronismo convocó a militar en pos del ajuste fiscal y el pago al Fondo Monetario Internacional? ¿Para quién gobierna? ¿Quién defiende y promueve los intereses de la mayoría de los habitantes de este país que viven de un salario (bajo)? Si el peronismo no representa una barrera de defensa contra la angurria desmesurada de los empresarios sin conciencia nacional ni sensibilidad social de ningún tipo, ¿quién lo hace? Si el peronismo no mejora claramente la calidad de vida de la gente común, desde una espera en una parada de colectivo hasta un empleo bien pago y con pleno goce de los derechos laborales, ¿quién lo hará?

Leer más...

Estábamos tentados de no decir nada... Pero disipemos dudas, pequemos de repetitivos y recordemos una vez más lo que proclama nuestra Declaración de Principios:

"Así, pensamos que la pena de muerte, el aborto, la tortura, la explotación, el racismo, la eutanasia activa, la discriminación por razones de creencia, genero, condición u opción sexual, la violencia doméstica, la violencia sexual y determinadas formas de manipulación genética son conductas que atentan, en distintas medidas, contra el derecho de las personas a una vida digna y deben ser definitivamente erradicadas de nuestra sociedad"

Celebramos de hecho, estos días y siempre, cualquier avance en materia de derechos para colectivos que hayan sido discriminados en el pasado o lo sean aún. Contemplaríamos con agrado un futuro escenario donde la opción sexual de cada cual fuera para todos, como lo es para nosotros, una cuestión personal, irrelevante, que en modo alguno debe afectar a los derechos personales de quienes libremente las ejercen. Ni para bien ni para mal.

Leer más...