La acuciante y pertinaz sequía instalada en la mayor parte de nuestro País, que ha llevado incluso a restringir el agua de consumo doméstico, indispensable para vivir con dignidad, en importantes zonas urbanas pone de manifiesto, una vez más, la necesidad de implementar políticas generales de integración nacional siguiendo la dirección contraria a la que está empleado el gobierno de la Nación, estimulado en tal nefasta tarea por varios gobiernos regionales.

No es de recibo que mientras el tercio norte y húmedo de la Península Ibérica dispone de enormes recursos hídricos que van, en su mayoría, a parar al mar, los ciudadanos del resto de la Nación estén pendientes de los partes meteorológicos para ver si llega la ansiada agua, indispensable para el desarrollo humano.

Leer más...

Si el buen criterio no acaba imponiéndose, cosa que en la maltrecha España actual es harto difícil, la mayoría socialista-comunista-independentista imperante en Las Cortes Españolas aprobará el nuevo estatuto catalán, aunque maquillando el texto remitido por el parlamento regional del Principado.

Culminará así un proyecto tanto tiempo anhelado por los irredentos nacionalistas catalanes, primero CiU y ahora ERC, pero que se había pospuesto hasta encontrar las condiciones idóneas, que parecen darse ahora. En efecto, desde la transición política y el advenimiento del estado de las autonomías, los grupos separatistas, unos con piel de lobo y otros de cordero, no han cejado en su empeño de dar pasos seguros dirigidos a la ruptura de la Unidad Nacional y a la quiebra de la solidaridad entre los españoles. La diferencia es que ahora, en un hecho sin precedentes en nuestra reciente historia, gozan para tal felonía del apoyo del Presidente del Gobierno de la Nación y de su partido, que precisamente habrían de ser los que con más ahínco defendiesen la Unidad de España.

Leer más...

Los furibundos e irracionales ataques que en las últimas semanas se vienen produciendo en los países de mayoría islámica contra bienes, ciudadanos e intereses europeos, por la publicación de unas viñetas sobre el profeta Mahoma hace cinco meses en un diario danés como elemento detonante, vienen aponer de manifiesto el grado de odio y resentimiento que contra Europa y su civilización se tiene entre las filas del islamismo radical, que dispone de una influencia en esas sociedades insospechada por los analistas occidentales.

El haber utilizado la publicación de esas simples caricaturas (algo habitualen la prensa de los paises europeos, donde no se deja títere con cabeza) para lanzar a turbas iracundas de manera organizada en todo el orbe islámico, denota o un desconocimiento de un pilar fundamental en nuestra sociedad occidental como es la libertad de prensa o el desprecio a la misma en un gesto inamistoso a los valores básicos de nuestra estructura convivencial. En los paises libres, los gobiernos regulan el ejercicio de los derechos y libertades para garantizar a los ciudadanos el pleno disfrutede los mismos y por ello no se puede culpabilizar al estado danés, ni a los de las demás naciones europeas donde se publicaron las dichosas caricaturas,de lo que publicara un medio de prensa de ese pais, ni menos aún a los ciudadanos daneses. Si la comunidad islámica residente en Dinamarca se sintió ofendida, debió de acudir a la justicia ordinaria (que en Europa arbitra mecanismos para tutelar todos los derechos) en vez de mandar a su imán de periplo por Oriente Medio para incendiar la situación porque quizás la ocasión era propicia para lacerar a Occidente.

Leer más...

Con la pregunta ¿Cómo financiar el Desarrollo Internacional?, por título, se ha desarrollado en Madrid un seminario internacional para debatir nuevas propuestas de financiación del desarrollo. Entre los ponentes de este seminario, organizado por la Coordinadora española de ONG para el Desarrollo, destacan Jacques Cossart, inspector fiscal, miembro del consejo científico de ATTAC Francia, e integrante del equipo redactor del Informe Landau sobre Nuevas Contribuciones Financieras Internacionales; así como representantes de los gobiernos de Francia, Brasil, España y miembros de de destacadas organizaciones no gubernamentales.

Este debate surge en un momento en que Francia ha aprobado la medida de establecer un impuesto en los pasajes aéreos locales para financiar programas de salud en África y a las puertas de la conferencia de París sobre Mecanismos Innovadores de Financiación al Desarrollo organizada por el presidente francés y en la que participarán ministros de otros ochenta países, representantes de organizaciones internacionales y de la sociedad civil.

Leer más...

Se cumplen dos años de un brutal atentado terrorista que sembró de dolor al país y que marcó nuestra historia.

En los días posteriores, ante las medias verdades y las ocultaciones del gobierno del PP, muchos ciudadanos salieron a la calle con un clamor: "queremos saber la verdad.

Sin embargo, aquel gesto, quizá inducido y cuando menos instrumentalizado luego por la entonces oposición, no tuvo continuidad. El deseo de algunos políticos por conocer lo que pasó el 11-M se terminó justamente el 14 de marzo por la noche, tras conocer los resultados electorales.

Dos años después, las dudas sobre aquella masacre no sólo continúan, sino que posiblemente se han incrementado. Algunas investigaciones periodísticas ponen de manifiesto numerosos agujeros negros que, cuando menos, precisan ser investigados y aclarados con rigor. Pero el PSOE y sus socios dieron carpetazo a la Comisión de Investigación, a la vez que Zapatero aseguraba que el 11-M para él estaba ya suficientemente aclarado, en un insulto a la veracidad y a la inteligencia. Mientras tanto, Rajoy sostiene que el 11-M ya no forma parte del discurso político del PP, suponemos que porque las calculadoras de la calle Génova ya no lo miden en términos de rentabilidad electoral.

Pero hay ciudadanos de a pie que no nos olvidamos, que no nos resignamos, que seguimos queriendo saber la verdad.

Hoy, como hace dos años, Falange Auténtica está con el dolor de las víctimas, a su lado, exigiendo para ellas la debida atención y asistencia de los poderes públicos.

Y seguimos sin renunciar a un elemental anhelo: que se sepa la verdad y que se haga justicia.