Sube la Bolsa, baja la prima de riesgo. Los datos del paro son estupendos.

Yo paseo por las calles y no noto ningún cambio positivo. ¿A ver si va ser, que una cosa son los datos con los que medios y poder nos confunden y otra la triste realidad cotidiana de nuestro pueblo?

Empresas quebradas, familias endeudadas de por vida que ya no llegan a final de mes, aburrimiento, desesperanza y ganas de fugarse de una realidad agobiante y con pocos visos de cambio, son la realidad que vivimos. Nada que ver con los datos esperanzadores o los indicadores económicos positivos, que solo sirven para constatar que se siguen enriqueciendo los que se enriquecen tanto si hay crisis como si no, y para dar motivos de presumir a la casta política.

Ojala pudiéramos dedicarnos de verdad, a cambiar las cosas de verdad. Ojala  no tuviéramos que levantarnos cada día, encima de puteados, con la burla añadida de los buenos datos económicos, que desde luego, no valen para darnos de comer. Porque realmente en este país hay muchas cosas que cambiar, tanto en la forma de gobernarnos, como incluso en la forma de actuar de cada uno de nosotros. Para poder levantarnos y evitar volver a caer.

Leer más...

Celebramos el primero de mayo simbólico, recuerdo de la lucha de los trabajadores por unas condiciones humanas y dignas en el trabajo.

Los años de lucha no fueron estériles y las condiciones de vida de la clase trabajadora mejoraron y los avances conseguidos fueron algo digno de celebrarse y por eso se celebra el primero de mayo.

Hoy los trabajadores, que son todos los que deben ganarse la vida con su esfuerzo y colaborando con la sociedad, necesitan algo más que un listado de reivindicaciones. Es muy ingenuo pensar que hoy pueden simplemente reclamarse derechos y mejoras, sin querer darse cuenta de que las condiciones generales de la economía, las condiciones generales del país no permiten mejora alguna. Nuestros representantes sindicales, que solo lo son porque ellos así se definen, lo saben. Lo saben pero no están dispuestos a ponerle el cascabel al gato. Tal vez sea porque ellos, a diferencia de todos nosotros, los que no vivimos de la política, si tienen garantizado el puesto de trabajo y la jubilación.

Leer más...

No soy capaz de recordar un mes de septiembre con tan malos augurios como los que nos trae este que empieza ahora. El año 2012, maldito para muchas culturas, tal vez no se confirme como el del fin del mundo, pero si va a ser, sin duda, el año en el que se ponga fin a muchas cosas.

Llegará el fin del Estado del bienestar, que está siendo finiquitado por el Gobierno del PP a base de recortes. Y posiblemente veamos también el fin del mismo estado social de derecho si no ponemos coto al imperio, cada vez más omnipresente, del poder financiero, tanto en nuestros países, como en nuestras vidas.

Hay cuestiones que no serán ya nunca más lo que han sido. Pero ya que estamos embarcados en cambios, nos conviene recordar que no siempre hay que defender la conservación de todo. Que esa actitud conservadora a todo trance, no nos es propia y que siempre estaremos dispuestos a permitir, e incluso auspiciar, que la marea, cuando viene crecida, se lleve algunas cosas que entendemos que no son buenas para nuestro Pueblo.

Hemos empezado a defender lo conseguido hasta ahora, antes de llegar siquiera a acercarnos al ideal de Justicia social que propone Falange Auténtica. Es inevitable.

No olvidemos que a ese modelo de convivencia social que proponemos, en el que mediante el sindicalismo se conjugue plenamente la participación de las personas en el estado y en las decisiones económicas de la nación, no habíamos empezado aún a aproximarnos en estos últimos años de bonanza económica que no eran más que un espejismo y la antesala de esta quiebra actual.

Ahora parece que debemos utilizar nuestras escasas fuerzas, no en luchar a tiempo completo por ese objetivo revolucionario, sino simplemente para salvar las migajas que el Capitalismo había dejado a la clase media trabajadora después del festín de estos últimos años. Debemos decir que no es ese nuestro deseo, ni nuestra vocación ni nuestra realidad.

Leer más...

En tiempos de crisis es frecuente que se propongan algunos atajos para llegar a conseguir objetivos políticos, que en tiempos menos duros serian totalmente rechazados y marginados. No es poco frecuente escuchar en estos días soluciones para superar la crisis que parten de presupuestos antidemocráticos como panaceas para la resolución de los todos nuestros problemas.

Están por un lado, los que ya claman abiertamente por una intervención europea, que supondría poco menos que un periodo tiránico por parte de la troika comunitaria. También está el propio gobierno, que incumpliendo flagrantemente todas sus promesas electorales, está, a todos los efectos, gobernando por decreto y contra la voluntad popular. Y aún hay otros, que desde la calle y desde posiciones más o menos marginales, proponen acabar con la crisis por la vía autoritaria y ya de paso acabar con cualquier tipo de libertad política.

Desde estas líneas queremos proclamar que para Falange Auténtica, la solución no está en constreñir la libertad y la democracia que es la forma de gobierno que mejor la sirve, sino precisamente en lo contrario. Llenar de sentido el término democracia es imprescindible. Solo se sale de la crisis desde la unidad, libremente asumida y expresada, por las personas. Y solo se superara este fracaso del sistema capitalista, desde la voluntad firme de un pueblo por sobreponerse a los problemas e inventar una mejor y más justa manera de organizar la economía. Impensable llegar a ese punto en ausencia de democracia.

eantiguedad_3congresofa

Leer más...

Si mezclamos valentía y coherencia. Si buscamos generosidad e independencia. Si queremos encontrar quien sepa dialogar y razonar sin prejuicios. Al final, por sorpresa y sin esperarlo, nos encontramos con las personas que forman el Pirates de Catalunya.

Hace ya unos meses desde esta casa se inicio un acercamiento a otros partidos minoritarios para buscar una respuesta común al ataque contra el derecho al sufragio pasivo que estaban perpetrando de manera alevosa y casi con nocturnidad los grandes partidos políticos parlamentarios.

Leer más...