Por Mendelevio

En 2012 el gobierno del P.P. de la Comunidad de Madrid ha subido el bono metro 5€. En diciembre de 1950 del Consejo de Ministros Franquista decidió subir 20 céntimos de peseta el billete de tranvía en Barcelona.

En 2012 con Tuenti, twitter, Wasap... algunos centenares de usuarios se han convocado a colarse en el metro o han parado de forma coordinada algunos trenes. En febrero de 1951, por medio de la transmisión oral, octavillas clandestinas y la reacción espontanea, cientos de miles de usuarios del tranvía de Barcelona dejaron de usarlo, llegando la desocupación de los mismos al 100%.

En 2012 Esperanza Aguirre mantiene la subida de precios y amenaza con llevar a la cárcel a los paradores de trenes. En marzo de 1951 el ministro de Obras Públicas ordenaba restablecer las antiguas tarifas en Barcelona.

En 2012 vivimos una democracia y el gobierno ha hecho tragar la subida. En 1951 la dictadura no sólo no pudo doblegar la protesta a pesar de las amenazas, sino que en mayo se enfrentó a otra huelga de usuarios en Madrid que hizo bajar la venta de billetes de tranvía de 569.575 a 266.811 en un día.

En 2012 los ciudadanos protestamos (sobre todo en el bar), nos manifestamos de forma lúdica, con tambores, zancos y algunos con perros y flautas. También hay en 2012 anti sistemas profesionales, que dan la sensación de estar al servicio del poder para reventar las protestas desde dentro. En 1951 los ciudadanos protestaban con esfuerzo, recorrían grandes distancias para ir a sus trabajos o centros de estudio.

Para triunfar no hace falta romper farolas y quemar escaparates, hace falta estar unidos, ser firmes y plantarle cara al poder, porque a veces tiene los píes de barro.

La Vanguardia 25 de febrero 1951. Amenazas del gobernador civil a la población.

 

La Vanguardia 6 de marzo de 1951. La claudicación del gobierno franquista

 

La Vanguardia 7 de marzo de 1951


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Falange Auténtica se expresa a través de sus comunicados y campañas y de los editoriales de esta web. La organización no hace necesariamente suyas las opiniones vertidas en los artículos firmados.

Solidaridad con Argentina