Colaboraciones

Artículos de opinión

Por Juan Francisco González Tejada

Para salir de estos tiempos de crisis es preciso analizar todos y cada uno de los factores que nos han llevado a este estado de cosas. Hoy queremos centrarnos en la problemática  social que se plantea por la situación socio-económica de un colectivo de trabajadores, a los que podríamos llamar los "desclasados" del siglo XXI porque no son obreros ni quedan bajo el ámbito del Estatuto de los trabajadores, por lo que su problemática no se puede amparar en el ámbito sindical ni en el empresarial, a pesar de acaparar las funciones de propiedad, organización y trabajo de sus propias empresas.

Algunos datos descriptivos de sus condiciones de trabajo son:

54,7 horas de trabajo promedio a la semana
17 días promedio de vacaciones al año
1,2 días de descanso promedio semanal

Leer más...

Se me hace difícil llegar a odiar a alguien. Soy falangista y de siempre he comprendido que no es el odio buen combustible para ningún motor y que los resultados de odiar son casi siempre perjudiciales no solo para el odiado sino también para el "odiador.

Por eso, supongo que es otra cosa lo que siento hacia los que considero que están ahora hundiendo mi patria. Esos que están sumiendo a mi pueblo en una situación de tal crisis que es impredecible qué es lo que va a llegar a ocurrir.

Creo que no es odio, pero sí un profundísimo desprecio, hacia sus insultantes personalidades y sobre todo hacia sus nefastas, horribles, criminales, concepciones políticas y económicas.

Leer más...

CORRUPCIÓN Y DÉFICIT DEMOCRÁTICO

Incluso cuestiones aparentemente poco relacionadas con el déficit democrático que padece nuestra nación, serían finalmente susceptibles de mejorar si pudiéramos mejorar el sistema democrático español.

Me refiero ahora a la corrupción. Fenómeno del mundo político por excelencia, la corrupción  forma parte de los más turbios y, desgraciadamente habituales, instintos del ser humano, que frecuentemente tiende a aprovechar su posición de poder o de impunidad para enriquecerse ilícitamente.



Leer más...

Por Juan Francisco González Tejada

La política española  es lo mas parecido a un circo, donde unos hacen el payaso, o la payasa, otros equilibrios y malabarismo, en lugar de con los objetos con las palabras y así unos ratos entretienen y, la mayoría del tiempo, crean efectos ilusorios de que defienden unos ideales cuando lo que hacen realmente  es mentir y pensar cómo mentir mejor.

Cuando durante la anterior campaña de las elecciones generales, el Partido Popular exponía la necesidad de un contrato de adhesión de los inmigrantes (no entiendo mucho lo que se pretendía pero no es ese el objeto de este análisis), el partido socialista y en especial el señor Rubalcaba, señalaron que percibían en la iniciativa popular "humo con un tufo a xenofobia.

Leer más...

Por Eduardo López Pascual

Debo de confesar que fui uno de los primeros en asumir como un acto positivo del gobierno socialista de Zapatero, la subida de los impuestos; así dicho en términos generales, y creyendo -tal vez con ingenuidad- que esa petición dineraria a los españoles sería dirigida a quienes tenían un nivel económico superior al resto de los mortales. El gobierno socialista, a través no sólo de su presidente sino de esa carita de ángel (que me recuerda a la actriz alemana Marlene Dietrich), pero de hechos más bien de Bárbara Stanwyck en papeles de mala, que fue quién me llevó al río. Francamente creí en sus palabras, firmes, seguras, y que coincidían con nuestra fe de justicia social,  de que los impuestos no atentarían contra las clases trabajadoras; es más, dijo que beneficiarían a los "obreros y campesinos.

Leer más...