Comunidad Valenciana

Conoce la actualidad de Falange Auténtica en la Comunidad Valenciana

Hace escasos días, representantes de la Generalidad Valenciana, se reunieron con un nutrido grupo de banqueros con el objetivo de conseguir un crédito, con el cual hacer frente al vencimiento de la deuda, mal llamada patriótica, que por valor de 1.500 millones de euros fue emitida el pasado año. El escaso éxito en el mercado financiero del último lanzamiento de deuda, por valor de 1.800 millones de euros, destinada a financiar el vencimiento de la anterior emisión, (solo han podido ser colocados 650 millones) hace que el gobierno valenciano se vea obligado a solicitar este préstamo si no quiere verse a final de este mismo año o principios del otro, en una situación de total quiebra. La solicitud de crédito por importe de unos 1.000 millones de euros, está a la espera de su aprobación por parte de la banca, y en especial de sus dos más importantes representantes: Santander y BBVA que podrían llevarlo a efecto a través de un crédito sindicado.

barbaritat-valenciana

Leer más...

Transcurridas las "elecciones" del 20 de Noviembre, sin que haya ocurrido nada fuera del guión previsto, nos enteramos del ERE que afecta al Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de la capital de nuestra comunidad. La noticia, no por esperada, pierde un ápice de su importancia y gravedad, no sólo en el ámbito de nuestra región, si no también en el resto de España, incluso nos atreveríamos a decir de Europa y el resto del mundo.

El que un centro de investigación cierre 14 de sus laboratorios, incluido uno dedicado a la biología molecular en el campo de la lucha contra el cáncer, es sin duda una mala noticia para toda la humanidad que, no puede permitirse ninguna disminución en los esfuerzos humanos y económicos dedicados a la lucha contra esta, y otras enfermedades, que llenan de dolor y tristeza a muchas personas. No es moralmente admisible que un gobierno, autónomo en este caso, aplique las tijeras del recorte de gasto a un centro, cuya finalidad, va más allá del meramente económico, y se centra fundamentalmente en su capacidad de contribuir al bien de toda la humanidad.

centro_investigacion_pf

Leer más...

 

Las cifras del EPA (Encuesta de Población Activa) del tercer trimestre de este año, nos muestran con toda crudeza la realidad de la situación económica por la que está atravesando nuestra comunidad. El aumento del paro en línea con lo que ocurre en el resto de España anticipa un año 2012 que puede ser peor que el que está próximo a concluir. Es muy preocupante que el aumento del paro en 26.000 personas más se haya producido en un período que abarca la temporada turística, uno de los pilares de la economía Valenciana, y que tradicionalmente siempre ha tenido un comportamiento favorable, en lo que respecta a estas estadísticas. Este dato por sí mismo pone de relieve el alcance de la crisis, así como la influencia de esta en el comportamiento sociológico de nuestra población, tanto local como foránea, que están atenazadas de manera justificada, o no tanto, por el miedo al futuro. El incremento de los visitantes extranjeros, tampoco ha sido suficiente para paliar esta situación, a pesar de los buenos datos de ocupación hotelera en toda la Comunidad.

Parados en oficina INEM

En total son ya 617.000 personas desempleadas en el conjunto de la Comunidad Valenciana, un 24,73% de la población activa, y que supone 3 puntos por encima de la media nacional. De las tres provincias de nuestra región, Castellón es la más afectada por el paro con el 26,34% de sus habitantes, a distancia de Alicante con el 23,79% o Valencia con 23,68% quizá porque en esta provincia la especulación en el sector de la construcción ha tenido una mayor repercusión.

Ante este panorama la actuación del gobierno autonómico, por el momento, se está limitando al recorte de sus presupuestos como medidas principal de choque, sin distinguir con claridad, entre aquellos que son básicos en cuanto a su servicio a la sociedad, y otros que no lo son tanto y que pueden ser fácilmente prescindibles. Otras medidas, de momento, no han tenido gran alcance, quizá por el retraso en adoptarlas debido a la situación política que, durante meses, ha anquilosado a nuestra administración centrada en la defensa de sus cabezas representativas, ante los ataques de la oposición, en lugar de aplicar todo su esfuerzo en las tareas de gobernación.

El nuevo presidente de la Generalitat, ante el próximo año, está obligado a articular un plan de fomento de empleo que, de manera integral, comprenda todos y cada uno de los aspectos

de la economía y sociedad valenciana, para que se convierta en una herramienta que ayude a generar trabajo. Al mismo tiempo dicho plan obligatoriamente, deberá tener en cuenta las

necesidades sociales de todas las capas de la población, y en especial aquellas menos favorecidas.

La potenciación de los medios de financiación a las PYMES, por parte de la Generalitat, es una cuestión fundamental para la consecución de estos objetivos, incluso estudiando la creación de un banco público que encauce y asuma las funciones de otros organismos como el IVAF (Instituto Valenciano de Finanzas) centralizando y optimizando estos. Por otra parte podría ser muy deseable la orientación e impulso, hacia políticas laborales y administrativas, encaminadas a la creación de nuevas empresas, gestionadas por trabajadores en situación de paro o en riesgo de estarlo, por la mala situación de sus empresas. En definitiva, invertir en creación de trabajo en lugar de en subsidios al desempleo, necesarios desde luego, pero que no pueden hacernos perder la perspectiva de la necesidad vital de una persona, que no sólo reside en el derecho a su subsistencia económica, sino también y no menos importante, en su dignidad y en su papel como miembro de la sociedad de la que forma parte.

Leer más...

El último suceso protagonizado por la CAM, al retener la cantidad que, la Generalidad Valenciana, había ingresado para pagar el primer plazo, correspondiente a los medicamentos dispensados por las farmacias de la provincia de Alicante, desde el mes de Junio hasta ahora mismo, vuelve a centrar el foco, una vez más, sobre esta entidad que se ha convertido, no sólo en la Comunidad Valenciana, si no también, en el resto de España, en uno de los ejemplos más claros de mala gestión, y la relación de ésta con objetivos políticos que han influido, de manera notable, en su catastrófico estado económico.

La administración de la caja por el FROB, ha sido la causa en el retraso del pago a los farmacéuticos Alicantinos, que han recibido el dinero más tarde que sus colegas Valencianos y Castellonenses. Con todo, y de manera independiente al hecho de que la administración autonómica, esté efectuando el abono de los gastos en medicamentos, de una deuda que se remonta a hace cinco meses, a plazos, (lo que da una idea clara de cual es la situación de las cuentas públicas en esta región), la noticia, pone en evidencia otra vez, no sólo a la caja intervenida sino también al resto del sector financiero, causante de una parte muy importante del actual estado económico de la comunidad, y por extensión del resto de España.

En relación con esto, la última inspección del Banco de España, ha descubierto un agujero en el Banco de Valencia que estaría entre los 600 u 800 millones de euros, lo que ha motivado que su principal accionista intente vender este banco antes que sea también intervenido por el FROB, posiblemente a aquellas entidades que intentaron adquirir la CAM en su día, y que finalmente no lo hicieron al conocer el verdadero estado de las cuentas de la caja. Si no lo consiguen, otra vez el FROB será el encargado de salir al rescate del banco valenciano. Nos preguntamos de nuevo hasta qué punto, la política de invertir miles de millones de euros de fondos públicos, en el rescate del sistema financiero, han tenido un efecto beneficioso para el conjunto de los ciudadanos. Si no hubiese sido mejor, la plena nacionalización de algunos bancos y cajas en algunos casos, y en otros simplemente dejarles quebrar, haciéndose cargo el estado, de garantizar los fondos depositados allí por los ciudadanos, cuando todas estas cantidades no han supuesto un verdadero retorno a la sociedad en forma del crédito tan necesario para que, muchas empresas, hayan podido continuar con su actividad y evitar el cierre, generando por tanto más desempleo.

La crisis financiera continua, y lo seguirá haciendo en el futuro conforme las exigencias de los ratios de calidad de la UE respecto a la banca vayan aumentando. Previsiblemente, el próximo año podrían darse nuevos ejemplos de esta nefasta política, y no nos parece que su continuidad contribuya a mejorar las expectativas económicas si sigue habiendo escasez de crédito, tanto en el sector público como privado. Es necesario romper este círculo vicioso en el que se ha instalado la economía de nuestra región y nuestro país, y a nuestro entender, hacer una apuesta decidida por una banca pública cuyo criterio de rentabilidad económica no pierda de vista la rentabilidad social como gran objetivo, que sería mucho más beneficioso para la ciudadanía que lo que se ha hecho hasta este mismo momento, y cuyo resultado vemos todos los meses, cuando se publican las cifras de paro y crecimiento económico.

Por desgracia el previsible cambio de rumbo político en el país el próximo 20 de Noviembre, como muy bien sabemos en esta comunidad después de varios gobiernos del PP, no va a significar un giro en las medidas que se han ido aplicando a la banca hasta el momento, y ello nos hace comprender hasta qué punto nuestro sistema político se entremezcla con el financiero, instrumentalizando una democracia que, en realidad, nunca alcanzó su plena categoría como tal, pervirtiéndola en fondo y forma. Por ello desde aquí, desde la web de FA de la Comunidad Valenciana queremos aprovechar este artículo para demandar a la ciudadanía de la comunidad que se sume a la iniciativa democrática y responsable, de adoptar la abstención en las próximas elecciones, como arma contra las oligarquías del entramado político-financiero que domina este país, resaltando con ello, la necesidad de reconducir nuestro sistema hacia un período de libertad constituyente, que pueda abrir un abanico de posibilidades, a la hora de crear un nuevo escenario, realmente democrático, que acoja a todos los españoles con independencia de su ideología.

Banco de Valencia

 

Leer más...

El reciente anuncio por parte del gobierno de la Comunidad Valenciana, de la eliminación de 262 camas hospitalarias en centros de salud de las tres provincias de la Comunidad, y en especial en la provincia de Alicante, es un paso más hacia el progresivo recorte en derechos sociales que el gobierno del PP está perpetrando en esta Comunidad, sin apenas protestas de la ciudadanía y con el apoyo indirecto, por su incompetencia, de los partidos de la oposición.

La política de recortes, que ya se venía practicando desde el anterior presidente Francisco Camps, continua vigente con su sucesor Alberto Fabra, sin que este tampoco se atreva a dirigir toda su atención, hacia un verdadero "agujero negro" del presupuesto autonómico llamado Radio Televisión Valenciana (RTVV).

Aunque ciertamente, se ha aplicado en este ente público un sustancial recorte, su presupuesto actual continúa siendo vergonzosamente elevado cuando disminuyen los gastos en sanidad o en educación, donde por ejemplo este año, se han dejado de cubrir unas 1400 plazas en profesorado. RTVV dispone para este ejercicio 2011 de 183 millones de euros de nuestros impuestos, y también del resto de nuestros compatriotas, que irán a parar a esta corporación pública que acumula unas deudas de 1122 millones de euros (muy próxima a la deuda de algunas regiones españolas como La Rioja o Cantabria).

Creemos que la existencia de la corporación RTVV puede estar justificada, al promover y difundir uno de los idiomas, y por lo tanto, bien cultural del estado español como el valenciano, pero de ahí a tener que hacer recortes sociales para mantener su actual estructura, y amortizar su descomunal deuda, hay un largo trecho. Medidas como menos horas de programación, eliminación de dos de sus tres cadenas televisivas, y centrar los contenidos en espacios de tipo cultural, e informativos de carácter plural e imparcial, son propuestas que ayudarían a sanear el organismo público, y con ello ahorrar un dinero necesario en cosas más importantes, al mismo tiempo que contribuirían a dar a la cadena pública un verdadero carácter formativo y cultural al servicio de toda la sociedad.

Por supuesto esto no va a ocurrir nunca porque, en realidad, Canal 9, Radio 9, 9 Dos, Nou 24 y demás canales que componen RTVV, son un eficaz instrumento de propaganda política, al servicio del ocupante de turno del Palacio de Benicarló, y desde esa perspectiva de interés partidista, cada euro malgastado en el ente radio-televisivo es imprescindible, aunque se pierdan 262 camas en nuestros hospitales, o nuestros hijos vean menoscabada la calidad que reciben en nuestros centros educativos. Por eso, la verdadera "prueba del algodón" de un recién llegado a la presidencia de la Generalitat, será siempre la voluntad de afrontar la reforma de esta corporación pública bajo pautas similares a las mencionadas, y en la medida que emprenda estas, nos dará el verdadero perfil de su talla política, y voluntad de servicio a nuestra sociedad.

 Imagen de RTVV

Leer más...