Sobre la deriva secesionista en Cataluña