Estamos de acuerdo con...

Artículos con los que estamos de acuerdo

Fernando Valbuena
Publicado en el Diario HOY.

Poca gente en las manifestaciones convocadas por los grandes sindicatos. Grandes entre comillas. España y sus seis millones de parados no fueron. Tampoco los que disfrutan el privilegio de tener un empleo. España, los españoles, los asalariados, entre la desesperación de no tener y la angustia de dejar de tener, no están por la labor sindical. Seis gatos mal contados. Dos radicales, dos profesionales de la protesta y otros dos. Es evidente, mal que nos pese, que los sindicatos no representan a los trabajadores. Ni los sindicatos del sistema, ni los de fuera. Por algún motivo, pongan ustedes el que mejor les parezca, los sindicatos y los trabajadores se dan la espalda. La calle no tiene dueño cuando llega el mes de mayo. Y eso es malo.

Leer más...

Ante los planes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de comenzar un proceso de venta de los montes declarados de Utilidad Pública e incluidos en el Catálogo, los miembros de la Sociedad Española de Ciencias Forestales queremos manifestar nuestro más frontal rechazo a ese proceso, que podríamos llamar de "desamortización de los bienes públicos. Estos planes están provocando una importante alarma en el sector forestal, en los grupos conservacionistas y en la sociedad en general. Desde la SECF queremos poner de manifiesto lo siguiente:

Está demostrado y aceptado que el Catálogo de Montes de Utilidad Pública, que se estableció en 1859, se ha mostrado como la mejor herramienta para la conservación y mejora de los montes españoles. Flexibilizarlo a conveniencia, si no es para fines puntuales de interés general superior, sería un gran error.

Conviene recordar que el Estado y las Comunidades Autónomas han sido los mayores compradores de terrenos forestales degradados en los últimos 30-35 años. Se trataba de terrenos con especiales características orográficas, ecológicas y ambientales en los que sus propietarios no podían asegurar el cumplimiento de sus funciones de interés público por razones económicas obvias. Las Administraciones los han comprado y restaurado con fondos públicos, en algunos casos mediante fuertes inversiones en mejora, conservación e infraestructuras para asegurar el cumplimiento de sus funciones que no era posible asegurar y mantener desde la propiedad privada.Parece que ahora se quieren devolver a manos privadas.

Leer más...

Fernando Valbuena Arbaiza

Querida hija, hoy es 12 de octubre. Quizá esto no te diga nada. Ni a ti, ni a tus compañeros de estudios. Una fecha en rojo en los calendarios de antes. Ya ni eso. Girones idos. Y sin embargo, hoy es, otra vez, 12 de octubre.

Nadie lo cantó mejor que Ramiro de Maeztu, aquel paisano mío, que habló de la Hispanidad como fruto excelso del espíritu humano. Siendo embajador en la Argentina de Gardel conoció a otro vasco, Zacarías de Vizcarra y Arana. Dos vascos allende los mares proclamando, desbordados y desbordantes, su credo español. Si tienes ocasión, hija, lee "Defensa de la Hispanidad" de Maeztu. De los libros de tu padre éste es de los mejores.

¿Qué es España?, me preguntas. España es el vientre de tu madre y la tumba de tus abuelos, es el roble santo de Guernica y la herida abierta en Gibraltar, es el terruño y el pan nuestro de cada día, la vid y la naranja, son los quereres más recios, la simiente y el crisol,... y el nudo en la garganta al paso de la bandera,... Pero siendo todo esto importante, España es, fue y será, ante todo y por encima de todo, hija mía, un camino sobre el mar. España como patria toma las aguas del bautismo con Recaredo en 587. Pero la Hispanidad comienza el 12 de octubre de 1492 cuando Rodrigo de Triana da el grito de ¡Tierra! Principia la obra universal de España. Porque las patrias son gentes y tierras, sí, pero, en esencia, son creaciones del espíritu. España fue imperio y dejó de serlo. Eso poco importa. Importa la obra imperial.

Leer más...

Evidentemente pleitear es caro. Pleitos tengas y los ganes. A nadie se le escapa que la justicia tiene precio. Ahora y en tiempos de Hammurabi. Y no me avergüenzo de ser abogado, que quien sirve honradamente como letrado, bien se gana la paga. Lo que me espanta es la saña liberal que ahora impone tasas judiciales abusivas a los litigantes. Hablamos de tasas judiciales, pero en realidad estamos hablando, ni más ni menos, que del culto al becerro de oro y de la decadencia de occidente.

Todos los oficios jurídicos han criticado rotundamente la nueva Ley de Tasas Judiciales. Todos. Jueces, abogados, fiscales, procuradores, funcionarios. ¿Y los forenses? Los forenses también. ¿Por qué? Porque golpea con rudeza el orden natural de las cosas. Porque al encarecer la justicia obstaculiza que muchos españoles puedan pedir su amparo. Porque, dicho en román paladino, habrá justicia para quien pueda pagársela. Para los otros, habrá pomposas y muy constitucionales declaraciones de derechos sin acomodo en casa del pobre. Al final, los que más necesitan el amparo de la razón frente a la fuerza, frente al abuso, frente al engaño, quedarán aún más lejos de alcanzar justicia. Y por si fuera poco, en las taifas, los reyezuelos autonómicos impondrán las suyas. Habrá que pagar a los señores de aquí y de allá. Empezando por los catalanes. Es como si se hubiera desatado un "tonto el último" para ver quien trinca más y trinca antes.

Tasas judiciales

Leer más...

Victoria Camps, Adela Cortina y José Luis García Delgado. (Círculo Cívico de Opinión)
Publicado en El Pais

 

Nos ha faltado un marco ético, capaz de estimular la responsabilidad social

Un gran número de españoles está viviendo la crisis actual como un auténtico fracaso del país en su conjunto. Hace ya más de tres décadas emprendimos una transición política y social que, con sus luces y sombras, como todo en este mundo, se ha convertido en una auténtica referencia para algunos países deseosos de dar el paso de la dictadura a la democracia. El poder político pasó paulatinamente de un partido de centro a partidos de centro-izquierda y centro-derecha, sin más ruido de sables que el del 23-F y sin más mecanismo que el de instituciones políticas y elecciones libres y bien reguladas. Se transformaron las infraestructuras, se modernizaron los medios de comunicación, aumentó el número de estudiantes universitarios, ingresamos en la Unión Europea, construimos un razonable Estado de justicia, creímos haber alcanzado la velocidad de crucero propia de países democráticos, no solo en política y economía, sino también, y sobre todo, en cultura. La disposición al diálogo, el espíritu abierto y tolerante parecían haber sustituido los viejos estilos de vida en una sociedad pluralista.

Pero en 2007 estalló en el nivel global y local esa crisis que había venido gestándose, una crisis que parece ser sobre todo económico-financiera y política, y descubrimos que el rey estaba en buena parte desnudo. Que, por desgracia, nos queda mucho camino por andar.

Para recorrer con bien ese camino importa preguntar qué nos ha pasado, qué ha fallado, y un punto esencial es que no se trata solo de una crisis económica y política, sino también de una crisis ética, que pone de manifiesto las carencias de espíritu cívico. En los últimos años, nos ha faltado un marco ético efectivo, capaz de estimular la responsabilidad social y un buen uso de la libertad.

Con el deseo de aportar algunas sugerencias para la elaboración de ese marco, el Círculo Cívico de Opinión dedica el sexto de los Documentos que ha publicado al tema Democracia de calidad: valores cívicos frente a la crisis, y en él apunta a modo de ejemplo medidas como las siguientes:

Leer más...