Estamos de acuerdo con...

Artículos con los que estamos de acuerdo

Soledad Gallego-Díaz en El País, 20.06.2008

El presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta Fernández de la Vega se esforzaron ayer en asegurar a los ciudadanos que la directiva sobre expulsión de inmigrantes y deportación de menores aprobada esta semana por el Parlamento europeo "no afecta a la legislación española". Es una afirmación francamente sorprendente porque hasta ahora los que sabemos algo de la UE habíamos creído que los Estados miembros están obligados a transponer el contenido de las directivas comunitarias, bien mediante leyes nacionales, bien mediante normas reglamentarias. Creíamos que una cosa era que las directivas no tuvieran aplicación directa y otra que no tuvieran consecuencias legales.

Los 16 miembros del PSOE que apoyaron la directiva europea se alinearon con Fini, Bossi y el PP.

 

"Los 16 miembros del PSOE que apoyaron la directiva europea se alinearon con Fini, Bossi y el PP."

Leer más...

Eduardo López Pascual en El Mirador, 28.6.08

Ya sé que resulta un poco extraño, para algunos, estar al lado de los inmigrantes, incluso desde las tribunas tradicionalmente cercanas al drama de esas personas que por pura supervivencia, social cultural o económica no tienen más salida que el cayuco, la travesía incierta o la avalancha fronteriza, que no son al fin y al cabo sino expresión de unas situaciones desesperadas. Ahora, como un paso más de esta deleznable política de restricciones, la Comunidad Europea, a la que por cierto ha apoyado este gobierno del para nosotros hipócrita señor Zapatero, el parlamento supranacional de Bruselas aprueba unas normas que, con la excusa de una inmigración ajustada a derecho, alimentan una reclusión, internamiento y expulsión difícilmente asumida por quienes como nosotros mismos, fuimos en otro tiempo protagonistas de una égira larga e importante. Sépase pues, desde el principio, que no coincidimos con la filosofía de esas órdenes europeas, que aun siendo rechazadas por el común de sus ciudadanos, vienen avaladas por una votación mayoritaria en la que diputados populares y socialistas- en una inverosímil pirueta política- daban el sí al trato poco generoso que han dado al problema de la inmigración.

Leer más...

Antonio Muñoz Molina en El País, 25.11.08

En su artículo del 24 de noviembre, Almudena Grandes hace lo que tal vez intente ser una broma acerca de una monja en el Madrid del comienzo de la Guerra Civil: "¿Imaginan el goce que sentiría al caer en manos de una pandilla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos?". ¿Estamos ante la repetición del viejo y querido chiste español sobre el disfrute de las monjas violadas? No hace falta imaginar lo que sintieron, en los meses atroces del principio de la guerra, millares de personas al caer en manos de pandillas de milicianos, armados y casi siempre jóvenes, aunque tal vez no siempre sudorosos.

 

Leer más...

Miguel Gil en http://www.lanacion.es/, 23.9.08

¿Se imaginan a Al Qaeda presentándose a las elecciones en Estados Unidos? Si la democracia española fuera mínimamente seria ya hace días que, por lo menos, un ministro y el Fiscal General del Estado estarían en su casa (y el Gobierno en pleno, en entredicho). Son co-responsables directos de que hoy 432 concejales electos bajo la última máscara política de la banda terrorista ETA, ANV, se sienten en sus escaños en localidades del País Vasco y Navarra. La delirante impugnación parcial de las listas de ETA se emprendió con premeditación y alevosía, haciendo oídos sordos a la entonces oposición, al clamor social, a las evidencias informativas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a las investigaciones periodísticas.

Leer más...

Rosa Montero en El País, 3.2.09

No me he repuesto todavía del pasmo de ver al nuevo coordinador general de IU, Cayo Lara, al frente de una manifestación en apoyo al régimen cubano. Escribir es una manera de pensar, y la indignación es una mala consejera a la hora de escribir porque dificulta el raciocinio. Intentaré (será difícil) no indignarme, pero lo que no puedo evitar es una inmensa tristeza. La pena de saber que, una vez más, las víctimas del castrismo están siendo doblemente apaleadas, por un régimen que les priva de todos sus derechos y por unos manifestantes que, siguiendo la vieja práctica totalitaria, se dedican a insultarlas y difamarlas. El desaliento de comprobar hasta qué punto el dogmatismo no sólo ciega a las personas, sino que las envilece, haciéndoles apoyar a los verdugos.

Leer más...