Los días previos al pleno de constitución de las nuevas Corporaciones Municipales, los medios de comunicación han seguido expectantes en torno a cuál iba a ser finalmente la decisión de Falange Auténtica e Izquierda Unida-Los Verdes en la localidad malagueña de Ardales.

La Opinión de Málaga y El País, entre otros, publicaron el rechazo de la dirección provincial de Izquierda Unida a un posible acuerdo de su formación en Ardales con Falange Auténtica. Málaga Hoy en su edición impresa del 12 de junio titulaba "IU insta a su candidato a que dimita si sale con Falange". El coordinador provincial de esta formación, José Antonio Castro, en tono muy descalificativo, instaba a su candidato ardaleño a que "si es elegido con los votos de Falange Auténtica, dimita para que acceda al puesto el actual alcalde, Salvador Pendón (PSOE)". Añadía que "si la asamblea de IU dedice que sus cuatro ediles voten a IU y se produce el acto despreciable de que Falange nos vote, a Calderón la vara de mando debería durarle cinco minutos y debería renunciar a la alcaldía". El dirigente politico se alineaba así con el sectarismo más puro: tiene que gobernar Salvador Pendón en cualquier caso, con independencia de la opinión del pueblo o de que sea buen o mal alcalde, simplemente por un reparto de intereses y de poder PSOE-IU en la provincia.

En diversos medios se reflejaba, sin embargo, la incertidumbre por saber cuál sería la decisión final de IU-LV (es decir, si gobernaría en caso de obtener la alcaldía con el apoyo de los concejales falangistas) y de FA (si finalmente apoyaría a Juan Calderón para la alcaldía tras los reconocimientos públicos de éste y la coincidencia programática, a pesar de no existir un escrito expreso). Falange Auténtica anunció que la decisión la tomaría su asamblea local el mismo viernes por la noche, con lo cual no se desvelaría hasta el propio pleno de investidura.

El diario Sur en su edición impresa del 15 de junio encabezaba la información con un titular a tres columnas: "Falange no desvelará si apoyará a IU en Ardales hasta mañana". En el mismo se explicaba que "los vecinos de Ardales tendrán que esperar hasta el mismo pleno de investidura para saber quién gobernará en el pueblo durante los próximos cuatro años. La formación que tiene la llave, Falange Auténtica (FA), ha decidido no anticipar el sentido de su voto hasta el mismo día del pleno, según explicó su portavoz, Francisco Ortiz. Para ello, la agrupación se reunirá esta misma noche para decidir si apoyan o no con sus votos a IU, posibilidad que avanzó el propio Ortiz esta semana y que se basaba en el deseo de propidiar un "cambio de gobierno" en Ardales, donde desde hace 20 años ostenta la alcaldía el actual presidente de la Diputación Provincial, Salvador Pendón (PSOE)".

Así, La Opinión de Málaga titulaba el sábado "Los vecinos de Ardales esperan al inminente alcalde sorpresa" y comentaba: "Incógnita hasta el final. Los vecinos del municipio de Ardales estarán pendientes hoy sábado de la decisión de Falange Auténtica en el pleno de investidura de la nueva Corporación Municipal para conocer al que será el nuevo alcalde durante los próximos cuatro años. Los votos que le dieron dos concejales a esta partido y la situación de mayoría simple del Partido Socialista del veterano Salvador Pendón, con cinco concejales, frente a los cuatro ediles conseguidos por Izquierda Unida, mantienen la expectación entre los ardaleños, ya que los miembros de Falange no han querido dar a conocer su voto. Los rumores de pactos se han sucedido e incluso marcaban uno entre fuerzas tan antagónicas como IU y FA. ¿Votarán Falange e IU en la misma dirección, a favor de los izquierdistas, para arrebarar al PSOE la alcaldía? Rumores y opiniones entre los vecinos hay para todos los gustos. Mientras unos piensan que debe gobernar el PSOE por haber sido la lista más votada, otros apuestan por el cambio, mediante una coalición entre Izquierda Unida y FA, anteponiendo los votos de los vecinos a la naturaleza política de los dos partidos. El resultado será una sopresa. Los socialistas ya han preparado algunas pancartas con las que saldrán a la calle para mover a que cada uno ejerza el poder que les han dado sus votos" para, tras alguna falsedad que otra filtrada por el PSOE y la dirección provincial de IU, concluir: "Anoche mismo los miembros de Falange mantuvieron una reunión donde se tomó la decisión definitiva del partido, "pero hemos decidido que nuestro voto no se hará público hasta el pleno de investidura", aseguró ayer su portavoz, Francisco Ortiz. Los votos de los dos concejales e FA y los cuatro de IU convertirían al candidato de la coalición de izquierdas, Juan Calderón, en el nuevo alcalde de Ardales, una opción que no gusta demasiado en la dirección de IU en Málaga. Esto supondría además la ruptura de una trayectoria de 20 años de gobierno socialista, encabezado por Salvador Pendón. La cuestión es saber si los concejales de IU se votarán a sí mismos y no al PSOE, como marcan las directrices del acuerdo regional entre ambas formaciones. La dirección provincial izquierdista ya ha anunciado que tomará medidas si los ediles desobedecen. También se rumoreaba ayer una posible dimisión de Calderón, aspecto tampoco confirmado. Así pues, todo está en el aire y cada maestrillo tiene su librillo. No en vano, todos los cabezas de cartel son docentes."

La edición impresa del diario Málaga Hoy publicó también el 9 de junio un curioso artículo bajo el título "Un claustro muy politizado", en el que se comentaba: "El colegio Sagrado Corazón de Jesús de Ardales ha albergado en su elenco de profesores a los tres candidatos a la alcaldía, que luchan en estos momentos por liderar el consistorio de este pueblo de 2.800 habitantes. El Partido Socialista ha estado representado en el centro por Salvador Pendón que, aunque abandonó la docencia tras ser elegido alcalde hace dos décadas y tan solo ejerció este puesto durante tres años, coincidió dando clases con el candidato a la alcaldía por el grupo Izquierda Unida, Juan Calderón, y el candidato de Falange Auténtica, Francisco Ortiz. Estos últimos llevan desde la década de los ochenta impartiendo clases a los escolares de Ardales y afirman que las relaciones en el centro son totalmente cordiales, "tenemos una relación personal muy buena, como compañeros", comenta Calderón. Asimismo, los dos profesores afirman que durante la campaña a electoral a los alumnos tan sólo les ha llamado la atención que "sus profes aparezcan fotografiados en los carteles con los que se ha empapelado su pueblo", aunque los dos aseguran que los temas políticos quedan fuera de las aulas. Sin embargo, algún alumno en los trabajos escolares ha basado su contenido en una caricatura de sus maestros dando mítines en las municipales. Estos afectos no han sido tan positivos durante la última legislatura, en la que algunos temas urbanísticos han provocado duros enfrentamientos entre los tres represenatntes y que ahora se deterioran un poco más tras los resultados electorales que colocan a Salvador Pendón con mayoría simple y cinco concejales, quitándole la mayoría absoluta de la que ha gozado en los últimos mandatos. Mientras, IU con cuatro concejales y Falange con dos parecen no alcanzar un acuerdo para arrebatarles a los socialistas la alcaldía. Tanto es así que el máximo representante de IU ha recibido estrictas directrices de su grupo: "Desde Sevilla y Madrid nos han indicado que si recibimos los votos de Falange para gobernar nos expulsarán del partido", comentó Calderón, que agregó que en la asamblea local estaban abiertos al pacto o a renunciar como concejales. Por su parte, Ortiz mostró su predisposición a apoyar a IU, "le votaremos como alcalde, no queremos gobernar". Aunque Falange ha puesto sobre la mesa un documento para que lo firme IU en el que se ratifica que Falange Auténtica es un partido democrático. Por otro lado, Pendón ha manifestado su renuncia a pactar con cualquiera de los dos partidos, por lo que la situación le puede colocar como regidor en minoría durante los próximos cuatro años. Una papeleta complicada."

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS