En clave de FA

Artículos de opinión en la línea de Falange Auténtica

 

Ha pasado ya lo que algunos optimistas o ingenuos denominan “la fiesta de la democracia”. Es decir las elecciones que cada cuatro años reclaman nuestro voto, en esta ocasión para nuestros ayuntamientos y comunidades autónomas de la práctica totalidad del país. El resultado, sin entrar en análisis de magnitudes, algo a lo que ya se han dedicado decenas y decenas de periodistas en los medios escritos, o en interminables debates televisivos o radiofónicos, ha sido el esperado. Incluyendo la mala noticia que ha supuesto la aparición en escena de la coalición BILDU, cosechando nada menos que más de 1100 concejales en el País Vasco, por obra y gracia de las maniobras del gobierno del PSOE y sus acólitos, que de manera irónica han pagado en las urnas sus desvergonzados juegos malabares, y cuyas consecuencias han contribuido también a abrir la lucha interna dentro del partido socialista por ocupar el poder.  Ni siquiera la irrupción en laci escena, los días previos a las elecciones del 22 M, de la plataforma Democracia Real ¡Ya! (DRY), pese a las expectativas que había despertado, ha conseguido alterar la tendencia de voto que se vaticinaba en las encuestas. En todo caso un apreciable  aumento del voto en blanco y nulo, y un mayor índice de participación ciudadana, pero que no ha tenido efectos significativos en esta cita electoral.

PIN de NO LES VOTES

Leer más...

En toda  Europa se ha producido una metamorfosis que, a muchos ciudadanos del continente puede haberles causado una gran sorpresa. La mayoría de partidos de la izquierda europea, incluyendo los de ideología verde, han aplaudido y alentado la intervención militar en Libia, bajo el amparo de una resolución de las Naciones Unidas bastante ambigua en su operativa,  y sin un esquema organizativo claro, para evitar la masacre de la población civil del pueblo libio. Desde el partido socialista francés hasta nuestro partido socialista español, todo el abanico de ideología denominada socialista reformista, o socialdemócrata, se ha lanzado al apoyo de una intervención militar que, apaños lingüísticos aparte, no deja de ser una guerra, por más que muchos de estos políticos se empeñen en no pronunciar esta palabra.

En nuestro país, este alineamiento pro-belicista, es especialmente destacable por cuanto hay que recordar que, el partido hoy en el poder el PSOE, hizo bandera de su anti-belicismo con ocasión de la intervención española en la reconstrucción, que no guerra, de Iraq. Incluso de manera objetiva, por más que se negase, colocó al país en una situación diplomáticamente complicada con relación a sus aliados occidentales. A pesar de ello encontró el apoyo mayoritario del pueblo español, antropológicamente en contra de las guerras, tanto antes de estallar el conflicto militar, como después con el abandono de Iraq, incluso asumiendo la “travesía del desierto” que ello supuso para España en el contexto internacional. Por ello centenares de miles de ciudadanos de todas las ideologías políticas, ajenos al adoctrinamiento partidista, eso sí,  ven ahora con estupor la reacción, no sólo del PSOE, el partido mayoritario de la izquierda de nuestro país, sino además el de otros partidos de izquierda, nacionalista en este caso, como ICV o ERC, siendo la única excepción en el parlamento IU y el BNG.

Por supuesto la tardía aprobación por el congreso de la intervención militar española en Libia, contó también con el apoyo de partidos de derecha como PP, CIU etc., pero evidentemente esto es algo que los ciudadanos asumen como normal dentro del sector denominado de centro o centro-derecha, según la terminología que les gusta usar a ellos mismos, y por lo tanto no cabe hacer especial mención a ello. De haber ocurrido lo contrario entonces la sorpresa hubiese alcanzado ya niveles mayúsculos, con la mayoría de la  izquierda a favor de una intervención militar y la derecha en contra.

Imagen de Gadafi con la palabra "asesino"

Leer más...

Vaya por delante que la gente de Falange Auténtica también nos emocionamos por cosas simples como cualquier hijo de vecino y a veces se nos escapa una lagrima e incluso lloramos por cosas o situaciones que lo merezcan,  pero aun así queremos expresarle nuestro apoyo frente a la persecución que la nueva Inquisición de este país está realizando contra Ud., por el mero hecho de expresarse libremente en su espacio privado de twitter.

Arturo Pérez Reverte

Leer más...

 

El anuncio en  los medios de comunicación de los sindicatos CC.OO, UGT y USO, de una convocatoria de huelga de 22 días de duración, por parte del personal de AENA, que incluye fechas tan importantes como, Semana Santa y vacaciones de verano, pone en cuestión, se lleve cabo o no, su legitimidad, tanto en su oportunidad temporal como en su aspecto moral.

 

De manera formal, el derecho a la huelga es un principio reconocido por nuestro marco jurídico y constitucional  para los trabajadores que, teóricamente, hacen uso de ella como recurso de negociación frente a la empresa en defensa de sus derechos. Nada que objetar al respecto, sin embargo una huelga de este tipo, la del personal de AENA, cuya titularidad  corresponde al  estado, plantea cuestiones que van más allá de lo que es estrictamente legal.

 

El derecho a la huelga de estos trabajadores públicos, se ve en entredicho, al menos moralmente, cuando su ejercicio afecta al derecho de miles de ciudadanos, y no nos estamos refiriendo únicamente a aquellos afortunados que en una coyuntura económica como la que vivimos pueden viajar de un lugar a otro, sino además, a los españoles que trabajan en el sector turístico, y todos esos otros que pensaban encontrar trabajo en él,  aunque sea de manera temporal, y que sin duda verán afectadas negativamente sus esperanzas y perspectivas si finalmente se lleva a efecto la medida.

http://www.falange-autentica.org/images/fotos/privatizacion_aena.jpg


Leer más...

Como es sabido, las asociaciones culturales "Ademán" y "Fernando III", de Sevilla, interpusieron una querella contra la concejala comunista de esa ciudad, Josefa Medrano, quien censuró y prohibió un acto literario de homenaje al poeta Agustín de Foxá "por falangista". La Justicia la admitió y la fiscal pide ahora varios años de inhabilitación para la señora Medrano.

Requerido por los periodistas, el alcalde socialista de Sevilla, Monteseirín, se ha apresurado a decir que no quiere opinar para no interferir en el proceso judicial. "Pero" (interfería con un "pero") dice que sería conveniente acceder a las webs de dichas asociaciones porque, según él -añadiendo con retintín y provocando interferencias- "son muy ilustrativas".

Monteserín

Leer más...