En un editorial anterior, titulado De Río a Johannesburgo, exponíamos nuestro temor a que de ésta última Cumbre de la Tierra, nuevamente, y como en tantas otras ocasiones, sólo saldrían bonitos documentos, fotografías de rigor que se verán en todo el mundo y muchos abrazos y pamplinas, pero pocas soluciones prácticas para un problema que a medio plazo puede tener consecuencias irreversibles e impredecibles.

El propio Secretario General de la cumbre reclamó en la sesión de apertura el fin del "apartheid" que divide el mundo entre ricos y pobres. Este llamamiento y las demandas de un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente han presidido las distintas jornadas de la cumbre. También el presidente de Sudáfrica, país anfitrión, pidió a la ONU el paso inmediato de las palabras a los hechos.

Leer más...

¿Cuál será la extraña razón por la que nuestro rey, después de veintitantos años en el trono, todavía no se ha dignado a poner los pies en Ceuta y Melilla? No lo sabemos pero desde luego empieza a resultar muy sospecho. Después de la movida de Perejil esperábamos, sobre todo los ceutíes y melillenses, un gesto que podría haberse producido en tan señalada fecha para la ciudad autónoma como el Día de Ceuta. Pero ni por esas. ¿A qué espera don Juan Carlos para tener ese gesto que llevan años esperando los ceutíes y melillenses? No basta con mandar a unos cuantos ministros a figurar por unas horas y decir cuánto apoyan la españolidad de Ceuta y Melilla. La situación es lo suficientemente seria como para que se hubieran dignado a hacer acto de presencia allí tanto el Rey como el Presidente del Gobierno, porque ningún Presidente del Gobierno se ha dignado nunca a poner los pies (bueno si, pero en campaña electoral, no como Presidente del Gobierno español). Pero claro, ya estamos con el miedo de siempre, con los complejos de siempre. Que si no hay que provocar tensiones innecesarias, que si se van a molestar el rey de Marruecos y su Gobierno...

Leer más...

Acabamos de conocer que Intermón-Oxfam ha iniciado una campaña para concienciar a los consumidores del mundo desarrollado, acerca de la injusticia que encierra el comercio del café. A través de la misma, se puede participar en una petición a las grandes multinacionales para que remedien una situación tan manifiestamente injusta.

Según esta información, se da la circunstancia que del total del precio pagado por una taza de café, alrededor del 93 % va a parar a manos de los intermediarios, mientras que al agricultor le queda un mísero 3%, como fruto de cuatro años de cuidados extenuantes del café. Los principios inhumanos que inspiran al capitalismo permiten, además, que debido a un exceso de oferta sobre la demanda real de café, los agricultores vean aún más mermadas sus ganancias a medida que van creciendo los beneficios de las multinacionales, cuya posición de fuerza ante los campesinos se ve reforzada por la Ley de la Oferta y la Demanda.

Falange Auténtica, además de adherirse a la mencionada campaña de Intermón-Oxfam (ver campaña), quiere llamar la atención sobre el hecho de ser este problema una muestra más de los resultados de la Globalización y de las recetas infames del FMI-BM. El haber propiciado durante años el monocultivo en países subdesarrollados, ha empujado a las naciones pobres a convertirse en víctimas permanentes de los vaivenes de los mercados de los países ricos, los cuales, sin renunciar en ninguna ocasión a los beneficios, disfrutan de las ventajas de dominar totalmente la economía del tercer mundo sin que este tenga la más mínima opción para aplicar soluciones acordes con sus necesidades.

Leer más...

Con esa misma expresión, ¡No hay excusa! titulaba el diario proetarra Gara su editorial del domingo 15 de septiembre. Se refería al trato que la Ertzaintza había dado, la tarde anterior en Bilbao, a los asistentes a la manifestación contra la ilegalización de Batasuna.

Gara, tras acusar al gobierno de Ibarreche de ponerse a las órdenes de "quienes no tienen otro objetivo que la destrucción de este pueblo, calificaba de brutal la actitud de la policía autonómica porque había cargado "contra decenas de miles de vascas y vascos que acudían a una protesta con legitimidad social, que perseguía defender las libertades. Según el panfleto  calificarlo de periódico sería un honor inmerecido para semejante basura  "no había excusa "para disparar y aporrear a hombres y mujeres, ancianos y niños que defienden sus derechos y la libertad. "Hijas e hijos de este pueblo cuya "única arma era una gran ikurriña y su dignidad.

Leer más...

La Constitución de 1978 engendró un Estado asimétrico al que bautizó como Estado de las autonomías en la esperanza de relegar toda aspiración secesionista a cambio de una costosísima administración autonómica. Costosísima y desigual. El derecho foral ha sido la herramienta jurídica esgrimida por el nacionalismo vasco para amparar su condición de ciudadanos privilegiados, con un autogobierno superior al resto de los españoles en una sociedad a la que se la ha instruido en la equivalencia entre autonomía y bienestar.

Pero el estado desigual que ampara la Constitución del 78 no sólo es el origen de las prebendas económicas, prebendas que para una sociedad opulenta es lo de menos. La desigualdad sobre la que se ha reinventado la idea débil de España ha servido de coartada para el adoctrinamiento en el odio a generaciones de vascos que sólo conocen el arte de la dialéctica cuando es para enfrentar lo vasco a lo español. Una dialéctica con la que hablar, un esquema con el que pensar y una técnica con la que matar.

Leer más...