Ya se sabe que la extrema izquierda, jaleada por partidos de alma marxista como el PSOE e IU, tienen una malsana obsesión por todo cuanto se relaciona con Falange Española; es algo patológico que no pueden superar, quizá porque ha sido la única organización política que les ha vencido en el campo de las ideas y de las armas. Por eso, y a pesar de que han transcurrido casi ochenta años de los hechos, no pierden ocasión en esa loca manía de acoso sectario buscando su descrédito, su desaparición y si nos descuidamos hasta la eliminación física de sus simpatizantes.

Leer más...

Cada día aumenta nuestra perplejidad al conocer las noticias sobre lo que está ocurriendo en nuestro País. Es todo un despropósito.

Los mismos problemas nos acechan a la mayoría de la población y desde hace tiempo, sin ser conscientes de ello, los ciudadanos nos acercamos cada día más en nuestras posturas y reivindicaciones.

Hemos llegado a tal extremo que a prácticamente nadie le identifica o interesa ser de izquierdas o derechas, lo único realmente importante es encontrar soluciones para salir de esta crisis que tan pésimas consecuencias está dejando, tanto a nivel de la microeconomía (economía doméstica) como respecto a nuestra imagen en el exterior, llegando incluso algún imbécil a burlarse de nosotros en programas satíricos de dudoso humor. Desgraciadamente, para algunos somos ya el hazmerreír de Europa.

Leer más...

España se está desmoronando. La sociedad se debate entre la desesperación y la indignación y la partidocracia se hunde en las heces de su propia corrupción. Mientras, los cyber falangistas parecen más interesados en debatir sobre las obras del último dictador o sobre la unidad de los grupos y grupúsculos que usan el mismo logotipo. Temas de gran irrelevancia y esterilidad, y más en los tiempos que corren. Poco se debate el cómo se pueden afrontar las crisis que nos están barriendo, qué propuestas se pueden presentar a la sociedad, cómo podemos influir en los acontecimientos. Hay temas urgentes para debatir, temas inminentes.

Leer más...

El día 23 de febrero de 2013, ha sido un día importante en el cronograma de la toma de conciencia del pueblo español. Es incuestionable que las mareas ciudadanas han supuesto la demostración, no solo del descontento, que es algo que alcanza a casi toda la población, sino de la voluntad de hacer algo. Algo que cada vez es más común entre la ciudadanía, habitualmente tan ajena a la política y a la movilización.

Miles, de personas, cientos de miles sumando las infinitas convocatorias locales, han protestado, mayoritariamente en silencio y con lemas perfectamente representativos, contra los recortes, contra la desfachatez de la casta política y por la superación del golpe de estado financiero que mantiene secuestrada toda posibilidad de instaurar entre todos, un modelo sociopolítico nuevo, más justo y democrático.

Leer más...

Nuestra clase empresarial se hace pitonisa, o ilusiones infundadas, o trampas en el solitario ¿Para echar una mano al Gobierno? Tal vez se muestre más audaz e intente apuntillar el discurso de cuantos afirman "estar haciendo lo que hay que hacer". Como si no hubiera espacio para la alternativa; como si las cosas fueran realmente "como son".

El Consejo Empresarial para la Competitividad, la siniestra logia que acoge a las primeras 17 grandes empresas españolas, acaba de adelantar las conclusiones de su documento "Crecimiento y sostenibilidad de la economía española": la reforma laboral permitirá crear 700.000 empleos a medio plazo.

700.000: no es error ni broma macabra.

desempleo

Leer más...