Juan Fº Glez Tejada

 

 

 

Somos pocos los que nos acordamos a diario de esa desesperación que llama a las puertas de las españolísimas ciudades de Ceuta y Melilla.

 

Si pudiéramos ver en la cara del negro desesperado un reflejo de nuestra propia alma, negra por el olvido y por la insolidaridad, tal vez ese reflejo fuera un síntoma, un anuncio, una llamada de atención para despertar en nosotros el único RACISMO legitimo y legitimado para cometer todo un holocausto. Un holocausto cuyos artífices en lugar de ser condenados debieran ser elevados a los altares de la gloria y la alabanza social. Ese racismo que alimentado por nuestros valores de hermandad barriera de nuestros pueblos lo mas negro de nuestras almas, esa oscuridad que nos permite ser insensibles a las tragedias de los demás.

Leer más...


Por Juan Fº González Tejada

El constante aumento del precio de la vivienda está haciendo que todos los sectores especulativos de la sociedad pongan sus ahorros al servicio de esta forma de mercado, donde lo que se pretende es hacerse rico en poco tiempo, sin pensar en el tipo de sociedad que se está diseñando con este escenario de especulación como elemento esencial en la vida de la persona.

A los que nos alarma esta situación, incluso encontrándonos en el bando de los que podríamos sacar beneficio de esta práctica, nos salen al camino los defensores del libre mercado cuando, precisamente, lo que falta en ese mercado es la libertad. La vivienda no debería ser un elemento de consumo donde uno puede decidir si compra o no, puesto que el techo es un elemento imprescindible para el desarrollo personal y familiar del hombre. Para entenderlo sólo hace falta ver la falta de condiciones dignas que acompaña la vida de los sin techo.

Leer más...

La pobreza no solo es un estado social o económico. También se puede hablar de "pobreza moral para definir a aquellas sociedades que han adoptado un modelo parasitario a costa de la explotación de sus semejantes

Martín Alhaja

El hiperconsumo que generan las grandes marcas comerciales, junto con el constante bombardeo publicitario y las facilidades de pago (y de endeudamiento) existentes, provocan en el ámbito social la mercantilización de la vida y la creencia de que todo es asequible a través de la compra. Así, sobre la base de la creación de necesidades y deseos que buscan satisfacerse en el mercado, se promueve un hedonismo materialista de fuerte raigambre individualista que identifica el consumo de bienes y servicios con la satisfacción de las personas, ignorando el disfrute de placeres básicos como la buena salud, el amor, la creatividad, la simple contemplación...

Leer más...


Por Martín Alhaja

Aún no ha terminado 2005 y en España ya han muerto 900 trabajadores a causa de los accidentes laborales. Cifra de víctimas muy similar a la de los atentados de 11-M; sin embargo son pocos los que se treven a hablar claramente de terrorismo empresarial.

Según el último informe publicado en 2002 por la Organización Internacional del Trabajo, cada año en el mundo 270 millones de trabajadores son víctimas de accidentes de trabajo y 160 millones contraen enfermedades profesionales. El estudio revela que la cantidad de obreros muertos en su puesto de trabajo supera los dos millones por año. El capitalismo mata a 5.000 trabajadores al día, y estas cifras están por debajo de la realidad.

Leer más...

Miriam Ben Ami

"Los extremeños se tocan, escribió Pedro Muñoz Seca para titular una de sus más disparatadas comedias. Como Muñoz Seca, no hacemos referencia alguna a los nobles hijos de Extremadura, sino a los extremistas que se colocan en la periferia política.

Los extremeños de este tipo, con eso de la globalización, se han extendido por todo el planeta. Extremeños son Haider o Gadaffi, Castro y Morales (Evo) y extremeños cum laude podemos citar a George W. Bush y a Osama Bin Laden, empeñados en salvarnos a todos, borreguillos ignorantes, que desagradecidos, quisiéramos nada más que salvarnos de estos extremeños.

Leer más...

Falange Auténtica se expresa a través de sus comunicados y campañas y de los editoriales de esta web. La organización no hace necesariamente suyas las opiniones vertidas en los artículos firmados.

Solidaridad con Argentina