Colaboraciones

Artículos de opinión

"Dios está hasta en los pucheros"
Teresa de Avila

Nadie duda, al menos eso creo, que vivimos en el mejor momento de la historia de la humanidad. La farmacopea y la medicina han realizado conquistas que nuestros antepasados jamás hubieran soñado, se unen brazos traumáticamente amputados, la mortalidad del cáncer se reduce cada día...
 
En materia tecnológica ni hablemos, el hoy es ya pasado y caduco y cada día nos sorprendemos con un engendro que nos facilita/complica la vida.
 
A todo esto habrá que sumar derechos e igualdades que a ninguno nos son ajenos.
 
Sin embargo cuando nos paramos cinco minutos a reflexionar, comprobamos que el hombre no termina de ser feliz y es aqui donde entran las matemáticas. Si a la felicidad completa le restamos estas pequeñas "felicidades" de las que he hablado, el resto que resulta para alcanzar esa felicidad plena y saciante tiene un nombre y ese es Dios.
 
ALBERTO

reflexionando

Por Eduardo López Pascual

Desde hace algún tiempo se viene poniendo en valor la expresión “es un estereotipo”, para referirse al político Jose Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española y luego primer jefe de FE de las JONS. Esta forma de calificar a Jose Antonio, ha sido empleada por personas muy destacas en el mundo falangista, periodistas,  presidentes de Asociaciones “Azules” intelectuales y antiguos cargos del Movimiento, gentes muy conocidas que se llaman Jose antonianos y que dejaron de ser falangistas. Y desde entonces, lamentablemente, quizá, por otros muchos afiliados, responsables, o simplemente. simpatizantes e independientes; unos por pura empatía, y algunos como modo de devaluar el fondo ideológico del fundador. Personalmente yo  rechazo absolutamente, esta significación a la figura de Jose Antonio, y así lo he expresado directamente tanto a uno como a otro, y a cuantos he podido, tanto porque creo que se le hace un flaco favor al líder falangista, como porque pienso que es una manera a largo plazo, de desplazar a  Jose Antonio de su mensaje estrictamente político, y relativizar su obra y situarlo, en una especie de limbo angelical, sin exigencias doctrinales, como sujeto de una serie de bondades personales que sirve de modelo popular por sus virtudes humanas, pero olvidando quizá a propósito su compromiso social y político. Para esto, ya tenemos pro hombres incluso con mucho más eco mundial entre los Gandi, o el mismo Mandela.

Eduardo López Pascual

Leer más...

Por Mendelevio

El vicepresidente de la Diputación de Cuenca ha comparado el aborto por malformación del feto con las políticas eugenésicas. Comparó  el aborto de fetos con ciertas malformaciones con las prácticas espartanas de lanzar recién nacidos no aptos para el combate por el monte Taigeto. Ha dicho que la ley de plazos del aborto es una ley injusta como las leyes nazis de la solución final, o la esclavitud… La progresía oficial se le ha tirado al cuello. Toda opinión que cuestiona sus dogmas es estigmatizada, ridiculizada o proscrita. Son los nuevos inquisidores.

Leer más...

Adolfo Suárez se va, y tenemos algo que decir porque seguramente se puede aportar algo distinto sobre esta figura histórica más allá de los tópicos al uso. Por ejemplo estos dos que se sitúan en ambos extremos de la valoración de su figura:

  1. Fue el gran artífice de la Transición política española a la Democracia. El padre de la historia más exitosa de la historia moderna de España.
  2. Fue un traidor al franquismo, incluso un traidor a la causa falangista. Un oportunista empedernido con hambre de poder.

Y, en cambio, hasta de un personaje tan manoseado en uno y en otro sentido se pueden aportar visiones diferentes, enfoques enriquecedores y menos trillados.

Por ejemplo, se puede analizar la figura del expresidente del gobierno desde una perspectiva joseantoniana. De todos es conocido que Adolfo Suárez perteneció al llamado “sector azul” del régimen franquista y rastreando en las hemerotecas no es difícil encontrar declaraciones siempre elogiosas de Suárez hacia el fundador de Falange. Declaraciones como: “Yo ante todo me considero un hombre de José Antonio”.

Adolfo Suárez

Leer más...

La vi. Realmente vomitiva, despreciable. Si te fijas bien ni una sola sonrisa e, imagino, no será porqué estén avergonzados o arrepentidos sino porque no tienen alma. Son como el pistolero que entra en el "saloon" del far west y consigue que se le hiele la sangre a todo el que está dentro.

Leer más...