El espacio cultural Las Noches Blancas, que dirige y presenta el escritor Fernando Sánchez Dragó, dedicó su emisión de la madrugada del 21 de noviembre en Telemadrid y del sábado 25 de noviembre en La Otra, a José Antonio Primo de Rivera y Dionisio Ridruejo.

Carlos Javier Galán, secretario nacional de acción política de Falange Auténtica, fue uno de los invitados de dicho programa televisivo, en el que defendió la figura de José Antonio y aseguró que la síntesis entre lo nacional y lo social que caracterizó su pensamiento político tiene hoy vigencia si se reinterpreta desde una perspectiva democrática.

 

Intervinieron también el escritor Benjamín Prado, que desde una visión muy crítica cuestionó tanto el carisma como la convicción democrática del fundador de la Falange; el también escritor Antonio-Prometeo Moya, que se refirió al papel de la Sección Femenina; el periodista José Antonio Martín Otín, que defendió la personalidad de José Antonio Primo de Rivera apoyándose en los testimonios de sus contemporaneos, especialmente de sus adversarios políticos; el senador Gabriel Elorriaga, que diferenció al fundador de Falange del fascismo; y Manuel Penella, escritor, que fue secretario de Dionisio Ridruejo y se centró en defender la trayectoria de este poeta y político.

Dragó comenzó el programa recordando que "hoy ha sido 20 de noviembre y suena en el carillón, no precisamente melódico, del infame reloj del recíproco cainismo de las dos Españas la hora del 70º aniversario del asesinato -que no simple ejecución- en Alicante de José Antonio Primo de Rivera, uno de los grandes protagonistas, así en la presencia como en la ausencia, de la historia política y civil a lo largo de buena parte del siglo XX. Justificó la oportunidad del programa asegurando que "en esta entrega de "Las Noches Blancas" vamos a evocar con intensidad, con ecuanimidad, con respeto y sin propósito hagiográfico, su figura, su legado y su memoria, y vamos a evocar también la memoria, el legado y la figura de quien fuera primero uno de sus principales discípulos y luego uno de los más nobles disidentes de su doctrina, y opositor al régimen de Franco, Dionisio Ridruejo.

 

JOSÉ ANTONIO, UN EJEMPLO

 

En el extenso turno de presentaciones e intervenciones iniciales, Dragó preguntó a Elorriaga si José Antonio tiene un mañana o si, por el contrario, es pura historia, a lo que el hoy senador del PP respondió que "José Antonio es un ejemplo de entrega a España y a la política sin duda de una forma muy limpia y muy pura, y tiene la vigencia que pueda tener su ejemplo, no tanto su doctrina, que está influida por las circunstancias que vive la Europa de la época, donde hay una pugna tremenda entre comunismo y autoritarismo más o menos fascista.

 

En la introducción de José Antonio Martín Otín, Petón, el moderador le pregunta por el poema If de Kipling que el fundador de Falange tenía en su despacho y que el periodista evoca en su libro. Para Petón, estos versos de Kipling representan "un mensaje de cultivo del hombre, del espíritu así como "un deseo de mejora diaria, de construirse. Por eso cree que "José Antonio miraba hacia atrás en su despacho y veía ese poema, que era un examen cotidiano, tan difícil de aprobar.

 

Al hilo de la deuda moral que Petón reconoce tener con la figura de José Antonio, recordó la crítica de éste al fascismo de su tiempo por "esencialmente falso", cuando "dice que su doctrina social, el corporativismo, es un "buñuelo de viento", que no se puede "armonizar" el capital y el trabajo sino que el capital tiene que estar al servicio del trabajo. Recordó también la anécdota de otro periodista, Eugenio Suárez, que en su adolescencia tuvo un intenso encuentro con José Antonio en la cárcel alicantina y que siempre aseguró que aquella experiencia inolvidable le hizo luego ser radicalmente antifranquista.

 

DIONISIO RIDRUEJO

 

Las primeras preguntas que Fernando Sánchez Dragó hizo a Manuel Penella indagaron sobre su relación con Dionisio Ridruejo, de la que dijo que se condujo desde un inicial recelo a una profunda amistad. Afirmó que Dionisio no solía hablar mucho de su pasado político, pero reconoció que "alguna vez que me mostré destempladamente crítico con José Antonio Primo de Rivera noté que él quería que se le tratase con el máximo respeto.

 

Benjamín Prado justificó el perfil tan descalificador que ofrece de Ridruejo en su novela porque es, aunque con carga histórica, una obra de ficción y en el relato "no me interesaba toda su ambigüedad y complejidad, en mi novela Dionisio es uno de los malos de la historia. Prado dijo sospechar mucho "de los personajes intocables y precisamente Ridruejo ha pasado a la historia como un ejemplo de evolución y casi como uno de los creadores de la democracia que por suerte vivimos, cuando, desde su punto de vista Dionisio "murió siendo falangista, porque era una persona muy ingenua y creía que se podía ser demócrata y al mismo tiempo tener un respecto extraordinario por la persona de José Antonio, a quien él cita en sus memorias como la personalidad peor interpretada de este siglo. También descalifica el hecho de que Ridruejo considere –como también lo hace Dragó- "que hay dos Falanges, la auténtica, más susceptible de evolucionar, y la otra, mientras que luego él está cercano a personajes como Onésimo Redondo, a quien con toda tranquilidad yo calificaría como un terrorista. Recordó también el escritor que "José Antonio dijo que arrojaría los resultados electorales al rincón del desprecio, a lo que el moderador le recordó que declaraciones similares en la España de esa época las hacían todos, algo en lo que luego incidiría precisamente Carlos Galán. Prado terminó esta primera intervención diciendo que no niega la evolución de Ridruejo pero que "la transición, que tal vez fue la única que se pudo hacer en ese momento, no fue tan modélica, porque ha generado que existan santones como Dionisio Ridruejo, de los que no se pueda hablar sin que te ataquen. Dragó le reprochó no contemplar al Ridruejo posterior a los años 50 y Prado acusó injustamente al poeta de haber guardado silencio ante la represión en Valladolid.

 

PILAR PRIMO DE RIVERA

 

Para dar pie a Prometeo Moya, Dragó leyó un párrafo de su libro, en el que el personaje de Pilar Primo de Rivera en la novela defiende los logros de la Sección Femenina en cuanto a capacitación profesional de la mujer y avances en la igualdad, asegurando valientemente que "yo creo que en eso tiene razón. Moya reconoció que la SF "pretendió inculcar a la mujer española el sentido de la responsabilidad.

 

EL FALANGISMO AUTÉNTICO, HOY

 

Finalmente, le correspondió el turno a Carlos Javier Galán, concejal por Falange Auténtica en El Hoyo de Pinares (Ávila), que explicó que esta formación "es el intento de rescatar lo que nosotros creemos que es válido y vigente del pensamiento de José Antonio, desde una perspectiva democrática. No sólo el falangismo, sino todas las doctrinas políticas de la España de los años treinta, están influidas por la moda de los totalitarismos. Sin embargo, la lección histórica de la guerra civil y de la segunda guerra mundial nos obliga a superarlo, porque construir una convivencia pacífica ha de hacerse desde el respeto al pluralismo político. Prescindiendo de esa parte que sí consideramos superada, que es la influencia de la moda política de la época, José Antonio tiene en su contenido político, en su pensamiento, cosas muy válidas, vigentes, rescatables. Sobre todo, la síntesis que él hace entre la corriente de lo nacional y la corriente de lo social, que sigue siendo interesante reivindicar hoy.

 

 

Galán se refirió también a preguntas de Dragó, a la diferencia que habría entre Falange Auténtica y otras formaciones con denominación falangista detallando que, frente a ese planteamiento de FA de un falangismo democrático, social y actual, "están los que mantienen una especie de club de recuerdos, que no hacen política real, sino que están muy apegados a todo lo que son gestos, ritos, formas, de la Falange de los años treinta, una visión de Falange muy tradicional, poco operativa, y luego están también los que reivindican el francofalangismo, una falsificación histórica tremenda, en la que, durante cuatro décadas, parece que hay un régimen donde el falangismo está omnipresente y realmente el contenido político del régimen no tenía prácticamente nada que ver.

 

Fernando Sánchez Dragó comentó que Falange Auténtica es un partido "que propone cosas muy parecidas a lo que ha sido tradicional en el ideario de la izquierda, añadiendo la acendrada defensa de la idea de España. Para Carlos Galán "ése es el valor de síntesis a que me refería: hay unos valores sociales que la izquierda de los años treinta sí tenía y que la izquierda actual ha abandonado en buena medida, como el cuestionamiento de un sistema económico que está condenando a dos tercios de la humanidad a la miseria, por ejemplo, y junto a eso se puede mantener la idea nacional de España y un determinado concepto del hombre, espiritual, con valores.

 

Recordó que Falange Auténtica se presentará a las elecciones generales "sobre todo para aprovechar la mayor receptividad en la opinión pública que se da en esa coyuntura electoral pero que sus mejores resultados los obtiene en las municipales "donde la distancia entre elector y elegido disminuye y podemos llegar más fácilmente sin el filtro de los medios de comunicación.

 

Le preguntó también Dragó si creía en la "resurrección de la carne falangista a lo que, siguiendo el símil propuesto, Galán repuso que creía más "en la inmortalidad del alma, porque "hay cosas del falangismo original que son perfectamente prescindibles, pero creo que también hay elementos muy válidos si se los adapta y se los adecua a la situación del siglo XXI.

 

RIDRUEJO, JOSEANTONIANO

 

En el primer "fuego cruzado que siguió a la pausa publicitaria, Petón contestó a Benjamín Prado respecto a Ridruejo: "yo no creo que Dionisio muriera siendo falangista, pero en una conversación con Narciso Perales dice que él es fiel a la obra y no al andamio. Él quería una España limpia y justa, y una sociedad mejor, cree a José Antonio y es joseantoniano hasta el final y no se abstiene de decirlo. Creo que en parte tiene razón Benjamín pero el matiz está en cambiar lo de "falangista" por "joseantoniano" " porque, en contra de lo que acababa de sostener Carlos Galán sobre la vigencia del falangismo actualizado, Petón asegura que "para mí ser falangista hoy es como ser mosquetero, una cosa del medievo".

 

JOSÉ ANTONIO Y LA DEMOCRACIA

 

Prado cuestionó el que José Antonio creyera en la democracia, ante lo que Martín Otín trajo a colación la frase joseantoniana de que "la aspiración a una vida democrática, libre y apacible será siempre el punto de mira de la ciencia política por encima de toda moda. Recordó que "cuando José Antonio cae hace setenta años, se estremece la izquierda toda: republicanos como Ansó, Ruiz Funes, Azaña..., socialistas como Prieto, Largo Caballero, el gran Zugazagoitia, Besteiro... anarquistas como Buenaventura Durruti, Diego Abad de Santillán, Cipriano Mera... excepto los comunistas estalinistas. Pero después viene una generación posterior en la izquierda a rectificar lo que dijeron todos aquellos que conocieron a José Antonio y que eran capaces de contextualizar sus palabras. Los de después son incapaces de meter una frase de José Antonio en su contexto, se precipitan por el desfiladero de los lugares comunes y los repiten indoctamente, sin atisbo de rigor intelectual, hasta llegar al día de hoy. En un tono distendido, se dirigió a Prado para decirle que sin embargo "por mucho que sigas concursando, Benjamín, jamás podrás llegar a la devastación de la figura de José Antonio que hizo César Vidal.

 

Benjamín Prado reconoció que "sin duda alguna habrá una parte del pensamiento de José Antonio de la que se pueda sacar algo, entre otras cosas porque estaba tomada del pensamiento de Ortega, pero José Antonio no creía en una democracia, creía en una oligarquía y utilizó como elemento descalificador a la Sección Femenina: "si su hermana, que quería ser la gran mantenedora del pensamiento de José Antonio, la España que preconizaba era ésa. Ella decía cosas como que habían devuelto a la mujer española al lugar que le correspondía. El lugar al que la Sección Femenina quería devolver a la mujer era a su casa a cuidar al marido. Frente a la mujer de la República, a la que se le había dado el voto, la S.F. quiere volver atrás". Dragó, Petón y Galán recordaron al unísono como buena parte de la izquierda del momento se opuso precisamente a la concesión del voto femenino.

Prado aprovechó para leer un fragmento de un supuesto Manual de Economía Doméstica para Bachillerato y Magisterio que dijo estar editado por la S.F. en 1958, pero Dragó le replicó que "ese texto es grotesco, pero textos grotescos los había por todas partes, eso no es el ideario de la Sección Femenina, es como confundir el consejo de un párroco de pueblo de 1942 con Santo Tomás de Aquino.

 

Martín Otín dijo preferir como referente en este aspecto a Mercedes Fórmica, a la que el propio Prado reconoció como "una mujer interesantísima". En la misma idea insistió Carlos Galán: "Estás identificando el partido único del franquismo con la Falange originaria. Yo creo que el falangismo auténtico se ve representando mucho mejor por una persona como Mercedes Fórmica, que estaba en la Falange fundacional, que reivindicó y consiguió una serie de cambios legislativos que mejoraron la situación de la mujer española, y que había defendido contra viento y marea su derecho a ejercer profesionalmente como abogada en una sociedad donde era complicado.

 

Galán volvió a la cualidad democrática de José Antonio y Ridruejo sosteniendo que los argumentos de Benjamín Prado "si literalmente se los aplicas a cualquier dirigente político de la época de la II República, quedarían todos descalificados, porque, por ejemplo, los líderes del PSOE también tienen declaraciones similares en torno al respeto a los resultados electorales. Ante la insistencia de Prado, él recordó una frase de Largo Caballero y Sánchez Dragó dos de Indalecio Prieto, apelando a la toma del poder por la violencia si las urnas no les eran favorables.

 

Prado recordó entonces alguna declaración de José Antonio vinculándole, supuestamente, con la defensa de la violencia, a lo que Sánchez Dragó argumentó colocando también tales frases en su contexto.

 

Galán afirmó que "en todo caso, aparte de que la moda política totalitaria de la época se da en todo el espectro político, yo creo que José Antonio tiene sólo tres años de vida política y en esos tres años hay una evolución. Y a mí me parece muy significativo que, a partir de que él ve la tragedia de la guerra civil desde dentro de la cárcel y con una información muy incompleta, todos los textos que deja escritos en Alicante ponen en evidencia sus intentos de reconciliación entre las dos Españas. Recordó que hay un "borrador de artículo en el que propone un gobierno de concentración nacional. El análisis que hace sobre la situación, aunque dice que es pura síntesis moral porque carece de información sobre el curso de la guerra, cuando dice qué pasará si ganan los sublevados lo clava, es exactamente lo que pasa. Pero a mi juicio igualmente, aunque esto ya no se pueda saber, lo clava cuando dice qué hubiera pasado en caso de victoria del Gobierno.

 

LA REPRESIÓN

 

Benjamín Prado se pregunta qué hubiera hecho ante la represión en la zona franquista. Galán le recuerda la entrevista que le hace a José Antonio el periodista Jay Allen en la que el líder falangista dice que si este movimiento triunfa y no es más que reaccionario, entonces él ordenará a la Falange retirarse y volverá a ésa u otra cárcel. Petón cita el testimonio de Emiliano Aguado, cuando asegura que con la muerte de José Antonio desapareció la única esperanza de que se detuviera la represión.

 

Prado insiste en que le llama la atención también que un hombre como Ridruejo, que tiene la valentía de mandarle una carta crítica a Franco en la posguerra, luego no diga prácticamente nada sobre la represión. Frente a esta acusación, Penella recuerda que "tanto Hedilla –el sucesor de José Antonio al frente de Falange- como Ridruejo experimentaron verdadero horror ante todos los fenómenos represivos de la retaguardia. Por razones morales elementales como por razones políticas, pues ellos comprendían perfectamente que no se podía ganar al pueblo con fusilamientos. Hedilla prohibió a los falangistas participar en los paseos de la retaguardia. Cuando Dionisio llegó a Valladolid, puesto por Hedilla, la ola represiva ya había pasado. Ridruejo, testimonió Penella, sí hizo referencias a la represión, sin olvidar que toda su vida sufrió el peso de la censura y le costó la cárcel. Prado afirmó que también dirigió un tiempo esa misma censura, a lo que Penella recordó que "se puede discutir qué hubieran permitido publicar y leer los falangistas auténticos, a los que yo llamo en mi libro "falangistas teóricos", pero hay una diferencia entre el nivel intelectual de esta gente y el nacionalcatolicismo que se impuso, y no distinguir eso es como ser daltónico.

 

LA PERSONALIDAD DE JOSÉ ANTONIO

 

Elorriaga insistó, como había hecho Galán, en la idea de que "no se puede hablar de José Antonio como si fuese una personalidad completa y madura. Funda la Falange con menos de 30 años y muere a los 33. Deja unas intuiciones y no sabemos lo que hubiera sido una carrera política de José Antonio a través de las décadas, o si hubiera vivido en un país tranquilo y democrático y no en la tragedia que le tocó vivir. Las constantes de la personalidad de José Antonio son muy claras, y distintas de las parafernalias del momento. Era un hombre católico, tiene una línea de fidelidad a una forma de humanismo cristiano que era totalmente incompatible con el fascismo. Era un hombre de Derecho, su pasión eran las leyes, la justicia, lo cual también es muy difícil hacerlo compatible con una dictadura de fuerza. Y tenía una visión de la cultura amplísima, que no se ceñía a un pequeño horizonte de los que pensasen como él, era amigo de Lorca, entusiasta de Picasso, admiraba a los literatos de todas las ideas, no le importaba que fuesen de derechas o de izquierdas... A partir de esa personalidad, hubiera tenido un desarrollo normal si hubiese tenido ocasión.

SI JOSÉ ANTONIO NO HUBIERA MUERTO

 

En el tramo final del programa, Dragó planteó la incógnita de qué hubiera pasado si José Antonio hubiera vivido, si hubiera cambiado la suerte de la guerra y la posguerra la bipolarización en el bando sublevado entre Franco y José Antonio, y qué hubiera pasado si éste hubiera estado presente en Salamanca cuando se dictó "el infame decreto de unificación" que terminó con la Falange originaria. Por otro lado, el presentador dijo que había que tener en cuenta que en sus últimos documentos en la cárcel, como ya  había citado Galán, "José Antonio propone reforma agraria, Estado sindicalista y laico, distribución de la riqueza, nacionalización de la banca, cese de las hostilidades, amnistía general y un gobierno de concentración". Prado recordó sus derrotas electorales y cree que su peso político hubiera sido escaso. Dudó mucho sobre su carisma, siendo contestado en sentido contrario por Dragó, Petón, Galán... Penella asegura que fue para él una "sorpresa al estudiar la figura de José Antonio su soledad frente a la derecha, una derecha que se va fascistizando a ojos vista a lo largo del período republicano. Creo que a pesar de su indudable carisma no hubiera sido capaz de controlar a una derecha que quería revertir el curso de la historia. Petón apeló al sebastianismo que representó la figura de José Antonio para creer que sí hubiera tenido influencia, por el propio sentimiento del pueblo. Para Elorriaga, José Antonio en la zona nacional hubiera sido lo que fue Serrano Suñer, el arquitecto del nuevo Estado, pero con más importancia. Galán, sin embargo, cree que no, porque "Franco y José Antonio hubieran chocado". Petón mantiene que José Antonio no hubiera permitido, por ejemplo que Besteiro muriera en la cárcel o que fusilaran a Zugazagoitia.

 

OBRAS COMPLETAS DE JOSÉ ANTONIO

 

Finalmente, a instancia de Sánchez Dragó, Carlos Galán recordó que en breve Plataforma 2003 va a publicar las Obras Completas de José Antonio, fruto de "un magnífico y minucioso trabajo del historiador Rafael Ibáñez, en el que se corregirán errores de transcripción que se arastraron en ediciones anteriores y se recuperarán textos originarios frente a la versión manipulada por la censura franquista, como la eliminación de la palabra democracia, del punto 27 o del texto taquigráfico del juicio en Alicante.

 

El interesante programa terminó con la lectura de un texto de Ridruejo sobre José Antonio y de la carta que éste escribió a Rafael Sánchez Mazas poco antes de morir fusilado.


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Falange Auténtica se expresa a través de sus comunicados y campañas y de los editoriales de esta web. La organización no hace necesariamente suyas las opiniones vertidas en los artículos firmados.

Solidaridad con Argentina